¿Cómo podemos contribuir a un mundo libre de bolsas de plástico?

El 3 de julio ha sido declarado el Día Internacional libre de bolsas de plástico. El objetivo es reducir las bolsas de un solo uso y fomentar su consumo responsable. En nuestra vida cotidiana, esos objetos se han vuelto de uso común, pero son sumamente dañinas para el medio ambiente.

El 3 de julio ha sido declarado el Día Internacional libre de bolsas de plástico. El objetivo es reducir las bolsas de un solo uso y fomentar su consumo responsable. En nuestra vida cotidiana, esos objetos se han vuelto de uso común, pero son sumamente dañinas para el medio ambiente.

 

¿Por qué son perjudiciales las bolsas de plástico?

 

Las bolsas de plástico tardan más de 500 años en descomponerse. Y lo hacen desprendiendo cientos de miles de diminutos fragmentos de microplásticos, junto a todos los aditivos y tóxicos que puedan llevar. En cambio, su uso es de unos 12 minutos en promedio.

 

Se estima que cada persona gasta una media de unas 230 bolsas de plástico al año, lo que representa más de 500 mil millones de bolsas de plástico en el mundo. Al no ser reciclables, esos objetos quedan en el planeta perjudicando a todos los seres vivos.

 

A los océanos llegan cerca de 12 millones de toneladas de plásticos cada año. Estos residuos suponen una grave amenaza para las especies marinas. Uno de cada seis peces que se venden en las pescaderías contiene microplásticos en sus estómagos. El plástico ya ha entrado en la cadena alimentaria.

 

A los océanos llegan cerca de 12 millones de toneladas de plásticos cada año. Estos residuos suponen una grave amenaza para las especies marinas. Uno de cada seis peces que se venden en las pescaderías contiene microplásticos en sus estómagos. El plástico ya ha entrado en la cadena alimentaria.

 

A esta situación viene a sumarse la pandemia de COVID-19, que ha sido aprovechada por la industria del plástico, envasadores y supermercados para fomentar la compra de productos en envases descartables. En consecuencia, ha aumentado de nuevo el consumo de plástico. Sin embargo, esto ha sido desmontado por más de 100 personas expertas que a petición de Greenpeace han firmado una declaración explicando que los envases reutilizables son más seguros que los de un solo uso.

 

El compromiso depende de todos

 

Dejar el planeta libre de bolsas de plástico requiere la implicación de todos los sectores de la sociedad, desde los gobiernos hasta el consumidor final.

 

Algunos países, como Francia e Italia ya han prohibido la producción de bolsas de plástico y han reducido notablemente su consumo. Por otro lado, Reino Unido, Portugal y Suecia han optado por aplicar impuestos sobre el uso de las bolsas, mientras que en Finlandia o Alemania los establecimientos han acordado acuerdos voluntarios.

 

¿Cómo podemos contribuir los consumidores?

 

Muchas veces no nos damos cuenta de la cantidad de bolsas de plástico que consumimos cuando vamos a comprar. Tomemos en cuenta que esa es solo una opción para transportar los productos y que hay alternativas mucho más limpias y cuidadosas con el planeta.

 

Nunca salgas de casa sin una bolsa de tela plegable. Las bolsas de tela ocupan muy poco espacio y son fáciles de transportar. Nunca se sabe cuándo tendremos que hacer una compra imprevista.

 

Si no llevas una bolsa reutilizable y te ofrecen una bolsa de plástico en la tienda o el supermercado, piensa si realmente la necesitas. Tal vez lo que has comprado pueda caber en tu bolso, cartera o mochila. O lo puedes llevar en la mano.

 

Reutiliza las bolsas de plástico que tienes en casa. Por mucho que queramos reducir las bolsas, de vez en cuando llegan a nuestro poder, por ejemplo cuando hacemos un pedido de comida. En vez de botar esas bolsas, las podemos reutilizar para hacer compras menores o como bolsas de basura.

 

Recuerda que las bolsas de papel y las biodegradables no son la solución, pues siguen siendo objetos descartables. La mejor solución es el uso de bolsas reutilizables.

 

Por: Juan Carlos Ugarelli

Share the Post:

Related Posts