Wilfredo Desulovich Cáceres: Una vida dedicada a servir a los demás

A sus 85 años de edad, Wilfredo es una inspiración, así como un ejemplo de liderazgo y generosidad, pues ha dedicado su vida a servir al prójimo, en especial a personas vulnerables. En esta conversación, nos cuenta sobre las mayores satisfacciones que le ha dado pertenecer al Club de Leones de Barranco, su visión sobre la importancia de dar sin esperar recibir nada a cambio, entre otros temas.

El 14 de noviembre se cumplieron 65 años de fundación del Club de Leones de Barranco. Para celebrar este aniversario, decidimos entrevistar al señor Wilfredo Desulovich, quien hace 46 años se unió al Club y es el Socio León con mayor tiempo de permanencia en la institución.

 

A sus 85 años de edad, Wilfredo es una inspiración, así como un ejemplo de liderazgo y generosidad, pues ha dedicado su vida a servir al prójimo, en especial a personas vulnerables. En esta conversación, nos cuenta sobre las mayores satisfacciones que le ha dado pertenecer al Club de Leones, su visión sobre la importancia de dar sin esperar recibir nada a cambio, entre otros temas.

 

¿Qué lo motivó a unirse hace 46 años al Club de Leones de Barranco?

 

Hace 46 años ingresé al Club de Leones de Barranco porque quería ayudar a la gente más necesitada. Me encantaba organizar actividades para ayudar al prójimo. Por ejemplo, en Navidad reuníamos a 100 chicos y les regalábamos juguetes de acuerdo a sus edades y contratábamos un espectáculo para entretener a los chicos. Nosotros preparábamos chocolate caliente y lo repartíamos. Entonces, esas son satisfacciones que uno obtiene al dar. No solamente es cuestión de tener, sino también dar. Y dar no solo dinero, sino también dar amor, cariño, etc. Eso es lo que me ha llevado a ser León. Aunque estoy mal de salud, sigo siendo León. Igualmente, también pertenezco a la Hermandad del Señor de los Milagros de Barranco. Este año me hice la proposición de cargar y cargué el anda porque pienso que puede ser el último año. No cargué un tiempo reglamentario, sino medio tiempo, pero me di el gusto de cargarlo.

El León Wilfredo Desulovich recibió una medalla por su larga trayectoria de servicio durante la ceremonia del 65° Aniversario de fundación del Club de Leones de Barranco.

Wilfredo y un grupo de Leones observando un show de títeres que llevaron a los niños por navidad.

¿Cuáles son las mayores satisfacciones que le ha dado dedicar gran parte de su vida a servir a los demás?

 

Por ejemplo, en una ocasión organizamos un campeonato de diferentes disciplinas para personas con discapacidad. Me propuse reunir a 1000 personas con discapacidad y llegamos a 1000. También les contratamos la movilidad para poder transportarlos desde varios puntos de la ciudad. Se trajo a la gente y se realizó el campeonato. Me dio mucho gusto ver a las personas desempeñándose en distintas actividades. Esas son satisfacciones que a uno lo llenan y le dan vida.

 

De todos los Leones que ha conocido en su trayectoria, ya sea en el club de leones de Barranco o en otros, ¿recuerdas a alguna persona en particular que lo haya marcado?

 

El hermano Hugo Blanco fue quien me motivó a pertenecer al Club de Leones. Él me enseñó la vida del Leonismo y de servir a los demás.

 

¿Nos podría compartir alguna anécdota en su paso por el Club de Leones?

 

Cuando ingresé al Club de Leones, mientras yo estaba juramentando, mi esposa estaba dando a luz. Jamás me voy a olvidar de eso, porque en el nacimiento de mi hijo Gustavo yo estaba “dando a luz” en la juramentación en el club.

¿Qué valores o características personales debe tener una persona para poder servir a los demás?

 

Para servir a los demás lo que se necesita es tener el don de dar, no esperar recibir algo a cambio, sino dar. Yo me quito un pan y se lo doy a alguien. Esa es una satisfacción y es lo que uno debe enseñar: a dar.

 

¿Qué consejo les daría a las personas que tienen la vocación o el interés de apoyar al prójimo, pero que todavía no se animan a hacerlo?

 

Por ejemplo, a raíz de que nosotros hace muchos años repartíamos los juguetes junto a un grupo de amigos que yo llevé a la actividad, luego sus hijos han continuado esa labor y hasta la actualidad llevan juguetes para Navidad y se organizan para ayudar. Entonces hay que animar a las personas a que todos demos algo. La vida no es cuestión de recibir, sino de dar. Así podemos lograr los objetivos que nos planteamos.

 

Entrevista realizada por Juan Carlos Ugarelli

El León Wilfredo Desulovich nos recibió en su casa, donde pudimos conversar sobre su trayectoria de servicio.

Share the Post:

Related Posts