Una educación inclusiva y equitativa para las personas con autismo

El 2 de abril se conmemora el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, con el objetivo de contribuir a mejorar la calidad de vida de la población que tiene esta condición y promover su inclusión en todos los ámbitos de la sociedad.

El 2 de abril se conmemora el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, con el objetivo de contribuir a mejorar la calidad de vida de la población que tiene esta condición y promover su inclusión en todos los ámbitos de la sociedad.

 

¿Qué es el autismo y cuáles son sus características?

 

El autismo es una afección neurológica permanente que se manifiesta en la primera infancia, independientemente del género o la condición social y económica. El trastorno del espectro del autismo (TEA) se refiere a una serie de particularidades. Un entorno adecuado, sumado al apoyo y la aceptación de esta variación neurológica permiten a aquellos que tienen autismo disfrutar de las mismas oportunidades y participar de manera plena y eficaz en la sociedad.

 

El autismo se caracteriza principalmente por peculiaridades en la esfera de la interacción social y dificultades en situaciones comunicativas comunes, modos de aprendizaje atípicos, especial interés por ciertos temas, predisposición a actividades rutinarias y particularidades en el procesamiento de la información sensorial.

 

El índice de autismo en todas las regiones del mundo es alto y la falta de comprensión produce fuertes repercusiones sobre las personas, sus familias y las comunidades.

 

La estigmatización y la discriminación asociadas a la diversidad en el ámbito neurológico siguen siendo los principales obstáculos para el diagnóstico y el tratamiento.

 

El efecto de la pandemia sobre la educación de las personas con autismo

 

Durante la última década se ha avanzado de manera notable en el acceso a la educación en general, y más específicamente en el caso de las personas con autismo.

 

Sin embargo, en 2020, cuando la pandemia de COVID-19 se extendió globalmente, la mayoría de los países anunciaron el cierre temporal de las escuelas, lo que afectó a más del 90 % de los estudiantes en todo el mundo. La interrupción del aprendizaje causada por la pandemia ha revertido años de progreso y ha exacerbado las desigualdades en la educación.

 

Muchos estudiantes con autismo se han visto especialmente afectados de una manera desproporcionada a causa de la interrupción de sus rutinas, así como por los servicios y apoyos de los que dependen.

 

Educación de calidad inclusiva y equitativa

 

Entre los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados por los líderes mundiales en las Naciones Unidas en 2015, destaca el número 4 (ODS 4), el cual se centra en garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos, como base para mejorar la vida de las personas y reducir las desigualdades.

 

Las metas específicas para el ODS 4 se refieren a la necesidad de garantizar la igualdad de acceso a todos los niveles de educación y formación profesional para las personas con discapacidad, así como construir y mejorar las instalaciones educativas que sean sensibles a la discapacidad y que proporcionen entornos de aprendizaje inclusivos y efectivos para todos.

 

En este sentido, los ODS se hacen eco de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. El artículo 24 de la Convención reconoce que las personas con discapacidad tienen derecho a una educación inclusiva y de calidad en igualdad de condiciones con las demás y que se deben realizar ajustes razonables a las necesidades de las personas.

 

“Un feliz viaje por la vida”

 

Este año la celebración del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo lleva como lema de la campaña: “Un feliz viaje por la vida”. Con ello se pretende crear conciencia acerca del derecho de todas las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA) y sus familias a disfrutar de una vida feliz.

 

Actualmente las personas con esta condición son discriminadas, muchas veces por desinformación. Por eso, es preciso eliminar los prejuicios acerca de esta condición, así como dar a conocer las necesidades de las personas con TEA y su participación en la sociedad para vivir en igualdad de condiciones con el resto de la ciudadanía.

 

Por: Juan Carlos Ugarelli

Share the Post:

Related Posts