“Es importante compartir nuestro lado vulnerable, tener empatía hacia los demás y ser compasivos”

Gretta Escurra Jara es la Fundadora del Centro Psicológico Vida Valiosa. Como Licenciada en Psicología Clínica y Psicoterapeuta DBT (Terapia Dialéctica Conductual), ella se especializa en casos complejos con trastornos de personalidad; traumas por maltrato; conductas suicidas en adolescentes, jóvenes y orientación a sus familias, entre otras problemáticas de la salud mental. En esta entrevista exclusiva para el blog de 3Love Inc. conversamos sobre la importancia de atender la salud mental en bebés, niños y adolescentes, tanto a nivel familiar, como educativo y de toda la sociedad en conjunto.

Gretta Escurra Jara es la Fundadora del Centro Psicológico Vida Valiosa. Como Licenciada en Psicología Clínica y Psicoterapeuta DBT (Terapia Dialéctica Conductual), ella se especializa en casos complejos con trastornos de personalidad; traumas por maltrato; conductas suicidas en adolescentes, jóvenes y orientación a sus familias, entre otras problemáticas de la salud mental. En esta entrevista exclusiva para el blog de 3Love Inc. conversamos sobre la importancia de atender la salud mental en bebés, niños y adolescentes, tanto a nivel familiar, como educativo y de toda la sociedad en conjunto.

¿Por qué es importante atender la salud mental desde temprana edad?

En base a mi experiencia, la médula del bienestar de la persona es tener intervenciones tempranas desde pequeños. Desde que somos bebés generamos una impronta o una huella que de alguna u otra manera va a generar cierta predisposición en la persona para relacionarse y comportarse. Entonces los vínculos trabajados de manera saludable desde temprana edad van a generar que su salud mental pueda fluir a lo largo del tiempo. Por eso es crucial que desde pequeños haya un trabajo en la salud mental. Ese trabajo se da reforzando los vínculos, satisfaciendo las necesidades de un bebé, atendiendo rápidamente su llamado. No hay que esperar a que llore, sino que hay gestos y movimientos que demandan la atención y si nosotros sabemos cómo atenderlo, si el bebé pasa tiempo junto a su mamá que es el primer vínculo que se necesita fortalecer, entonces ya estamos generando una base para que esta persona tenga una buena salud mental y pueda disfrutar de su día a día. A veces creemos que podemos llevar al bebé de aquí para allá y destinarlo a distintos espacios, sin respetar que él necesita básicamente descansar y tomar leche. El cerebro va trabajando químicamente ciertas sustancias que pueden ser más estresantes o más agradables. Entonces por más que le digamos a un bebé: “Ya vengo, te amo”, si es que no estoy junto a ese bebé, si es que no le doy la alimentación adecuada en el momento adecuado, no hay forma de que ese bebé entienda el mensaje. No hay una sensación de bienestar. Por eso es que la mayoría de los bebés lloran. Entonces es básico poder trabajar y atender estas cosas desde que son pequeños. No hay que esperar a que sean niños o adolescentes, sino que todo parte desde que son bebés.

¿Qué tipos de problemas de salud mental suelen presentarse en los niños y adolescentes?

En Estados Unidos el suicidio es una causa de muerte desde que son niños. Es la segunda causa de muerte en la adolescencia, a nivel mundial es la cuarta o la quinta. Desde temprana edad se presenta una sensación de vacío, de que ya no pueden con el malestar emocional y desean acabar con esto quitándose la vida. Sobre todo en Occidente se van incrementando las estadísticas de depresión, problemas de conducta, impulsividad. Desde pequeños no podemos hablar de diagnósticos, porque recién cuando uno es joven, podemos decir que tiene una problemática y va a ser muy difícil que salga de esto. Pero desde pequeños ya vemos conductas desadaptativas para regularse. Pequeños que en el colegio probablemente también tienen dificultades de adaptación justamente porque hay esta falta de acompañamiento. Es necesaria una crianza más cercana a una conexión valiosa con el ser humano para que, de la mano de recursos y estrategias, pueda resolver los problemas que se presentan desde pequeños. Pero tampoco podemos esperar que un niño se regule rápido, pasa por todo un proceso. No está preparado inicialmente porque su cerebro no está del todo desarrollado. Pero si vemos que hay un patrón repetitivo de problemas, entonces notamos que hay una dificultad que debe atenderse.

¿Cómo pueden actuar los padres o familiares adultos si identifican que el niño o adolescente tiene síntomas de algún problema de salud mental?

Es importante siempre acudir a un especialista. Si bien es cierto no es bueno exagerar, tampoco podemos normalizar que haya conductas repetitivas y que el malestar emocional de los niños se extienda en el tiempo. Entonces siempre es importante acudir a un especialista para que haga una evaluación previa y poder ver si es que todo está bien. Es importante poder recibir una orientación como padres, recibir recursos de parentalidad que nos permita optimizar nuestra crianza. No solo parte del papá o de la mamá, parte de la sociedad, del Estado, de las políticas, de la cultura, parte de muchas cosas de manera sistémica que puedan generar una idea más consciente de lo que es una parentalidad saludable, porque cuando decimos que el niño tiene un problema, no es solo el niño, es el contexto, es el ambiente, son los padres. Los tratamientos a temprana edad no se hacen a un 100% con los pequeños, se hacen de la mano con los padres o los cuidadores principales. Yo puedo creer que estoy haciendo las cosas de la mejor manera, pero probablemente no, entonces también es importante que haya una orientación, pero no solo a nivel de un consultorio, sino a nivel macro. Por eso me gustó mucho la función que tiene 3Love. Si bien es cierto que el Estado o las políticas educativas están trabajando algunos objetivos, en realidad falta bastante para que los niños tengan una crianza más adecuada. Entonces parte de todo eso, a nivel macro para generar mayor conciencia también, para que las familias puedan movilizarse cuando identifican que las cosas pueden no estar yendo bien y acudan a un especialista para que haga una evaluación temprana.

En los centros educativos, ¿cómo se puede contribuir a generar ambientes que resulten más seguros para la salud mental de los alumnos?

Justamente los colegios son el lugar donde se está viendo que hay mucha más violencia. El comportamiento de algunos niños, púberes o adolescentes expresa un poco más de insensibilidad, no piensan en lo que siente el otro. Hay muchos casos de niños que se suicidan o que sus compañeros les hacen bullying o son golpeados, entonces esto está ocurriendo bastante en los colegios de todo nivel socioeconómico. Se necesita un trabajo articulado desde el Estado, que puedan promover programas de prevención de la violencia. También podemos tratar de fortalecer este factor personal en cuanto a las habilidades que pueda tener el niño o el adolescente, recursos para tolerar el malestar emocional y para ser más efectivos a nivel interpersonal. Los niños, púberes y los adolescentes necesitan aprender a tener esos recursos para que puedan afrontar los problemas de una manera más efectiva. Cuando un pequeño está siendo maltratado o un adolescente está pasando por situaciones muy tensas y de pronto no sabe comunicar eso, solamente calla o no puede expresar que no quiere que lo traten así, notamos que también hay una deficiencia de sus habilidades. O de pronto un púber o un adolescente termina una relación amical o sentimental con alguien y no tolera el dolor, no tolera la tristeza, ¿a qué opta? ¿Cuál es la salida para esta persona? Si no tiene los recursos, no va a poder sobrellevar estas cosas que son del día a día y que es importante que pueda solucionar de una manera efectiva y que no trascienda a una problemática más compleja. Entonces a nivel de los colegios necesitamos estos programas preventivos de la violencia, pero también programas que puedan facilitar recursos para que los pequeños puedan desarrollar las habilidades necesarias para afrontar esos problemas, en articulación con los padres. Cuando la psicóloga del colegio o la tutora encuentran que hay una problemática que el pequeño no puede resolver, es importante que haya una derivación temprana hacia una psicóloga especialista o clínica para, junto con los padres, resolver lo que detectemos a temprana edad.

¿Qué acciones se necesitan a nivel de la sociedad en general para combatir los estigmas sobre la salud mental y que la gente hable más abiertamente de estos temas y busque ayuda profesional?

Es importante que dentro de la sociedad todas las personas, las familias y los espacios grupales de reunión puedan empezar a organizar espacios abiertos en los que podamos comentar sobre nuestras propias experiencias y qué necesitamos del otro. Está todavía muy patente decir frases como: “Hay que tener una actitud positiva”, “Llorar es de débiles”, “Todo tiene una solución, no tendría que afectarnos”. El mensaje de que necesitamos estar siempre bien está muy marcado, entonces ¿qué pasa con las personas que no se sienten bien siempre? ¿Qué pasa con las personas que tenemos problemas todos los días? Entonces de pronto el sentir tristeza se ve como algo de alguien débil, que es menospreciado por los demás o al menos esa es la idea que puede generarse en esa persona. Entonces comenzar a generar estos espacios en los que podamos mostrarnos vulnerables podría ayudar a que más personas acudan y expresen mucho más rápido que tienen un malestar, que necesitan de alguien que los acompañe y que los ayude a resolver eso. Creo que es importante generar esos espacios para poder compartir nuestro lado vulnerable y que eso sea de una manera compasiva, para que podamos generar ese cambio de chip y tengamos un poco más de confianza y sepamos que vamos a ser aceptados al mostrarnos tal y como somos. Es importante a nivel de la sociedad generar esa empatía y ser compasivos. A veces tenemos esta idea que podemos sobrellevar todo, que no necesitamos de nadie y tenemos que estar siempre bien. No estamos escuchando nuestras propias necesidades, pero yo te podría asegurar que el cuerpo habla a través de la gastritis, migrañas fuertes o cualquier otra cosa, porque no escuchamos a nuestro cuerpo ni las necesidades que tenemos. Y cuando hablamos de emociones, hablamos de nuestro cuerpo y de todo ese movimiento químico que tiene nuestro cerebro. Hay personas que pueden trabajar mejor sus recursos personales, pero lo cierto es que se van incrementando las estadísticas de suicidios, maltrato en los colegios, casos de violencia, feminicidios, etc.

¿De qué manera consideras que los padres de familia pueden orientar a los hijos para que la navegación en internet y en las redes sociales resulte segura y saludable?

Si estamos hablando de pequeñitos, definitivamente, por más que haya un control, cualquier dispositivo o pantalla es dañina para el cerebro. Hay investigaciones que demuestran que las pantallas generan químicamente algunas sustancias que estresan mucho más al cerebro y predisponen a que haya mayor irritabilidad y depresión, incluso en los adultos. Entonces el cerebro de un pequeñito que está en desarrollo y que se ha expuesto a las pantallas, está propenso a desarrollar también problemáticas de salud mental. En otros países más avanzados, incluso se está prohibiendo el uso de celulares en niños. A veces los niños tienen el celular desde temprana edad o están comiendo mientras ven la Tablet o están todos en familia con algún dispositivo en la mano y definitivamente eso no es favorable para la salud ni para el cerebro. Entonces conociendo eso es importante reducir al máximo los tiempos de uso de cualquier dispositivo y si es que necesitamos usarlo por algún tema educativo, está bien que pueda haber una supervisión cercana. También se pueden restringir algunos contenidos y páginas web para que no estén al alcance de los niños. Asimismo, podemos buscar que esas actividades que se dan por algún dispositivo tecnológico, sean para toda la familia, es decir, ver una película o escuchar música juntos. Es importante que los papás puedan compartir actividades que a los niños o adolescentes les guste, pero que quede solo en una actividad recreativa, no es una actividad básica o de primera necesidad, que sea solo un momento del día, una película o un juego, algo puntual. No es recomendable permitir que nuestros hijos estén mucho tiempo en las redes sociales y, en lo posible, que no estén con los dispositivos en la mano todo el día.

¿Cómo nació en ti la vocación por la psicología y específicamente la atención a niños y adolescentes?

Creo que justamente la necesidad que en algún momento tuve de pequeña o de adolescente de tener una orientación y una claridad de cómo sobrellevar mis propias experiencias personales. Muchas veces sentí que no tenía a alguien que pueda orientarme y eso generó que piense que también hay otras personas que pueden pasar lo mismo y que necesitan ese acompañamiento psicológico. Así que por eso decidí prepararme y aprender cómo poder ayudar a los demás. Y es así que ahora junto a un equipo de profesionales creamos el Centro Psicológico Vida Valiosa, que trabaja con niños, adolescentes, jóvenes y adultos. Estamos próximos a tener un espacio más personalizado, que sea preventivo y de promoción del trabajo a temprana edad con pequeños, llamado Conexión valiosa. Ahora que tengo a mi bebé he aprendido muchas cosas como psicóloga y veo la importancia de que eso se pueda replicar y darlo a conocer. Todas esas cosas me motivan hasta ahora.

Por: Juan Carlos Ugarelli

Share the Post:

Related Posts