Día Internacional de la Educación: Un derecho humano fundamental

El 24 de enero se conmemora el Día Internacional de la Educación, con el objetivo de celebrar el papel que desempeña la educación en la paz y el desarrollo, pues se trata de un derecho humano, un bien público y una responsabilidad colectiva.

El 24 de enero se conmemora el Día Internacional de la Educación, con el objetivo de celebrar el papel que desempeña la educación en la paz y el desarrollo, pues se trata de un derecho humano, un bien público y una responsabilidad colectiva.

 

Sin una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos y que brinde oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida, los países no lograrán alcanzar la igualdad de género ni romper el ciclo de pobreza que deja rezagados a millones de niños, jóvenes y adultos.

 

Actualmente, en todo el mundo 250 millones de niños y jóvenes están sin escolarizar y 763 millones de adultos son analfabetos. No están ejerciendo su derecho a la educación y eso es inaceptable.

 

Un derecho humano fundamental

 

La educación es un derecho humano fundamental que permite sacar a los hombres y las mujeres de la pobreza, superar las desigualdades y garantizar un desarrollo sostenible. No obstante, millones de niños y jóvenes de todo el mundo siguen sin escolarización por razones sociales, económicas o culturales.

 

La educación es una de las herramientas más potentes para sacar de la pobreza a los niños y adultos marginados, así como un catalizador para garantizar otros derechos humanos fundamentales. Es la inversión más sostenible.

 

Igualdad de género y educación

 

La igualdad de género es una prioridad mundial de la UNESCO. En todo el mundo, 122 millones de niñas y 128 millones de niños están sin escolarizar. Las mujeres siguen representando casi dos tercios de los adultos que no saben leer.

 

La UNESCO pide que se preste atención a la igualdad de género en todo el sistema educativo en relación con el acceso, el contenido, el contexto y las prácticas de enseñanza y aprendizaje, los resultados del aprendizaje y las oportunidades de vida y trabajo.

 

La Estrategia de la UNESCO para la igualdad de género en y a través de la educación (2019-2025) se centra en la transformación de todo el sistema en beneficio de todos los estudiantes por igual en tres intervenciones clave: mejores datos para sustentar la acción, mejores marcos jurídicos y políticos para promover los derechos y mejores prácticas de enseñanza y aprendizaje para el empoderamiento.

 

Aprender para una paz duradera

 

El lema del Día Internacional de la Educación en 2024 es “Aprender para una paz duradera”. El mundo asiste a una oleada de conflictos violentos mientras se presenta un aumento alarmante de la discriminación, el racismo, la xenofobia y la incitación al odio. El impacto de esta violencia trasciende cualquier frontera basada en la geografía, el género, la raza, la religión, la política, offline y online. Un compromiso activo con la paz es hoy más urgente que nunca.

 

La educación es fundamental en este empeño, como subraya la Recomendación de la UNESCO sobre la Educación para la Paz, los Derechos Humanos y el Desarrollo Sostenible. El aprendizaje para la paz debe ser transformador y contribuir a dotar a los alumnos de los conocimientos, valores, actitudes, competencias y comportamientos necesarios para convertirse en agentes de paz en sus comunidades.

 

Por eso, la UNESCO dedica este año el Día Internacional de la Educación al papel crucial que desempeñan la educación y los docentes en la lucha contra el discurso del odio, un fenómeno que se ha multiplicado en los últimos años con el uso de las redes sociales, dañando el tejido de nuestras sociedades.

 

Por: Juan Carlos Ugarelli

Share the Post:

Related Posts