Día de prevención del suicidio: eliminar el estigma y cuidar la salud mental

El Día Mundial de la Prevención del Suicidio se conmemora el 10 de setiembre. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos llaman al suicidio un “problema de salud pública creciente”.

El Día Mundial de la Prevención del Suicidio se conmemora el 10 de setiembre. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos llaman al suicidio un “problema de salud pública creciente”.

 

Las estadísticas son preocupantes. Más de 700 mil personas se quitan la vida cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En 2019, más 97 mil personas murieron por suicidio en la Región de las Américas. Ese mismo año, el suicidio fue la décima causa principal de muerte en Estados Unidos y la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes de 10 a 34 años.

 

Todas las edades, razas y niveles económicos están en riesgo. El 77% de todos los suicidios ocurren en países de ingresos bajos a medianos, según la OMS. Los jóvenes pueden ser los más afectados: el suicidio es la cuarta causa principal de muerte entre los jóvenes de 15 a 19 años en todo el mundo.

 

Por cada persona que ha muerto por suicidio, muchas más personas piensan o intentan quitarse la vida. En 2019, 12 millones de adultos estadounidenses pensaron seriamente en el suicidio; 3,5 millones planearon un intento de suicidio y 1,4 millones intentaron matarse.

 

¿Qué metas tiene la conmemoración de este día?

 

El objetivo general de este día es crear conciencia sobre la prevención del suicidio en todo el mundo.

 

Los objetivos específicos incluyen promover la colaboración de las partes interesadas y el empoderamiento para abordar las autolesiones y el suicidio a través de acciones preventivas. Esto se puede lograr mediante el desarrollo de capacidades de los proveedores de atención médica y otros actores relevantes, difusión de mensajes positivos e informativos dirigidos a la población en general y grupos en riesgo como los jóvenes, y facilitando un debate abierto sobre la salud mental en el hogar, la escuela y el lugar de trabajo. También se anima a las personas que están contemplando el suicidio o se ven afectadas por él a que compartan sus historias y busquen ayuda profesional.

 

Crear esperanza a través de la acción

 

El tema del Día Mundial de la Prevención del Suicidio para este año es “Crear esperanza a través de la acción”. Eso refleja la necesidad de una acción colectiva para abordar este problema urgente de salud pública. Todos nosotros, seamos familiares, amigos, compañeros de trabajo, educadores, profesionales de la salud o autoridades, podemos tomar medidas para prevenir el suicidio en nuestro entorno cercano.

 

Los suicidios y los intentos de suicidio tienen un efecto dominó que afecta no solo a las personas, sino también a las familias, las comunidades y toda la sociedad.

 

Los factores de riesgo asociados al suicidio, como la pérdida laboral o financiera, el trauma o el abuso, los trastornos mentales y por uso de sustancias y las barreras para acceder a la atención médica, se han ampliado aún más con la COVID-19. Un año después del inicio de la pandemia, más de la mitad de las personas encuestadas por la Organización Panamericana de la Salud en Chile, Brasil, Perú y Canadá informaron que su salud mental había empeorado.

 

Medidas de prevención

 

Las principales medidas de prevención del suicidio basadas en pruebas incluyen restringir el acceso a los medios para el suicidio (por ejemplo, armas de fuego, pesticidas, etc.), políticas de salud mental y reducción del alcohol, y promover la información mediática responsable sobre el suicidio.

 

El estigma social y la falta de conciencia siguen siendo los principales obstáculos para la búsqueda de ayuda para el suicidio, lo que pone de relieve la necesidad de campañas de alfabetización en salud mental y contra el estigma.

 

Por: Juan Carlos Ugarelli

Share the Post:

Related Posts