Día de la Infancia: No olvidemos a los niños de los países en guerra

El Día Mundial de la Infancia se conmemora el 20 de noviembre. Es un día dedicado a todos los niños y niñas del mundo. Es una ocasión propicia para recordar que todos ellos tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar en el que hayan nacido.

El Día Mundial de la Infancia se conmemora el 20 de noviembre. Es un día dedicado a todos los niños y niñas del mundo. Es una ocasión propicia para recordar que todos ellos tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar en el que hayan nacido.

 

¿Por qué se conmemora el Día Mundial de la Infancia?

 

Dedicar un día mundial a la infancia sirve para hacer un llamamiento mundial sobre las necesidades de los más pequeños y para reconocer la labor de las personas que cada día trabajan para que los niños y niñas tengan un futuro mejor.

 

UNICEF es la principal organización internacional que se encarga de proteger los derechos de la infancia y conseguir cambios reales en las vidas de millones de niños. Su labor se basa en la Convención sobre los Derechos del Niño, que se aprobó un 20 de noviembre.

 

En el Día del Niño, UNICEF se une a la comunidad internacional en la promoción y defensa de los derechos de la infancia.

 

¿Qué se busca en esta celebración?

 

El Día Mundial de la Infancia es una oportunidad ideal para que los adultos de todos los países conozcan los derechos de los niños y para recordar la importancia de trabajar juntos para conseguir el bienestar de todos los niños y las niñas del mundo.

 

Asimismo, es un buen día para conocer las distintas formas de colaborar con los niños más vulnerables, para que sus derechos sean reconocidos y así poder garantizar su bienestar y desarrollo.

 

Principios de la Convención sobre los Derechos del Niño

 

La Convención sobre los Derechos del Niño se basa en 4 principios fundamentales:

 

  1. No discriminación. Todos los niños y niñas tienen los mismos derechos, no importa su color de piel, su religión, su procedencia o las ideas de sus padres.
  2. Interés superior del niño. Cualquier decisión, ley o política que pueda afectar a un niño o niña tiene que tener en cuenta qué es lo mejor en su caso.
  3. Derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo. Todos los niños y niñas tienen derecho a vivir y a alcanzar su máximo potencial en la vida.
  4. Participación infantil. Niños, niñas y adolescentes tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afectan y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta.

 

Gaza e Israel: El costo de la guerra en los niños

 

“El verdadero costo de la violencia en Gaza e Israel se medirá en vidas infantiles: las que se pierden a causa de la violencia y las que cambian para siempre a causa de ella”, declaró recientemente Catherine Russell, Directora Ejecutiva de UNICEF.

 

Según Russel, hacia fines de octubre, tres semanas después del terrible ataque terrorista dentro de Israel y del comienzo de los bombardeos diarios sobre la Franja de Gaza, el devastador recuento de fallecidos en Israel y Gaza va dejando cifras escalofriantes. Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, más de 2.700 niños palestinos han muerto y casi 6.000 han resultado heridos, lo que supone un espeluznante promedio de más de 480 víctimas infantiles al día.

 

Por otro lado, según los informes, más de 30 niños israelíes han muerto, mientras que al menos 20 permanecen como rehenes en la Franja de Gaza, sin que se conozca su destino.

 

Sobre los efectos devastadores de la guerra en los niños de ambos lados del conflicto, Catherine Russell afirma: “Incluso cuando cese el combate, el costo para los niños y sus comunidades se mantendrá durante generaciones. La guerra no sólo mata personas, sino también posibilidades, cerrando de golpe la puerta a todo lo que podría haber sido y no será. Los niños que han perdido la vida no crecerán para convertirse en las personas que sus comunidades necesitaban. Los niños que sobreviven pueden ver sus vidas irrevocablemente alteradas por la exposición repetida a acontecimientos traumáticos. La violencia y la agitación pueden provocar estrés tóxico, que puede interferir en el desarrollo físico y cognitivo y causar problemas de salud mental a corto y largo plazo. Incluso antes de esta última escalada, más de 816.000 niños de Gaza -tres cuartas partes de toda su población infantil- necesitaban apoyo psicosocial y de salud mental”.

 

Desde 3Love Inc. hacemos un llamado a la paz y un pedido de cese al fuego en este y todos los conflictos. En toda guerra, mientras se pierdan las vidas de tantos niños, la humanidad es la que pierde para siempre.

 

Por: Juan Carlos Ugarelli

Share the Post:

Related Posts