“Ayudando a otras personas aprendo más sobre mí misma”

Regina A. Pringle es una dedicada trabajadora social con muchos años de servicio en varias organizaciones de Estados Unidos. También formó parte del Ejército de ese país. En esta entrevista exclusiva para el blog de 3Love Inc., tuvimos el honor de conversar con ella y que compartirera con nosotros algunas de sus experiencias de vida, los aprendizajes que ha obtenido a lo largo de su carrera y su visión sobre los desafíos y las recompensas del trabajo social.

Regina A. Pringle es una dedicada trabajadora social con muchos años de servicio en varias organizaciones de Estados Unidos. También formó parte del Ejército de ese país. En esta entrevista exclusiva para el blog de 3Love Inc., tuvimos el honor de conversar con ella y que compartiera con nosotros algunas de sus experiencias de vida, los aprendizajes que ha obtenido a lo largo de su carrera y su visión sobre los desafíos y las recompensas del trabajo social.

 

¿Qué le motivó a dedicar su vida al trabajo social?

 

Al principio llegué a una agencia excelente, donde un grupo de trabajadores sociales me acogió. Ellos establecieron los perímetros adecuados en cuanto a lo que había que hacer para ser útil en las comunidades y creo que fue una gran experiencia, ver cómo funcionan las cosas con fluidez desde la parte de investigación hasta la parte financiera y la implementación. El nombre de la agencia es Turning Points for Children, es bastante influyente en la comunidad de Filadelfia. Así que creo que eso fue clave para que yo esté aquí.

 

Usted tiene una certificación para reconocer y denunciar el maltrato infantil. ¿Cómo se se puede identificar que un niño es víctima de violencia en casa o en la escuela?

 

La mayoría de los trabajadores sociales son informadores obligatorios en los Estados Unidos. Así que si vemos cualquier indicio de este tipo de comportamientos, tenemos que informar inmediatamente a las autoridades competentes dentro de nuestra área en particular y también a nuestro supervisor, eso es obligatorio o de lo contrario, uno puede ser sancionado. Así que no depende necesariamente de ti determinar si existe esa forma de abuso, pero si lo ves o crees que está sucediendo o ves alguna evidencia de ello, si sientes que tal vez estás tratando con el niño y ves ese tipo de indicadores, entonces necesitas reportarlo.

 

Usted trabajó en la Operación Tormenta del Desierto en la Reserva del Ejército de Estados Unidos. ¿Cuáles fueron algunas de las mayores lecciones de vida que aprendió de aquella experiencia?

 

Permítame decirle que en aquel momento estaba embarazada de mi hijo mayor. Por eso tuve la opción de no asistir hasta que pasara el embarazo y asistir más tarde, pero opté por ir con el grupo con el que había entrenado. Allí aprendí muchas lecciones de vida, pero creo que la principal es que hay que ser paciente y ver cómo se desarrollan las cosas. Mucha gente quiere gratificación instantánea, y eso es algo que se ve mucho en esta sociedad, que quiere que todo se haga así (chasquea los dedos). La vida no es así. Hay que esperar, las cosas tienen que desarrollarse. Y normalmente si haces lo correcto en cada fase, todo saldrá a tu favor. En el ejército tienen un dicho, que solía ser “Date prisa y espera”, porque quieren que lo hagas todo muy de prisa, pero realmente no puedes ver cómo se implementa o cómo funciona todo junto. Creo que la principal lección sería eso: que tienes que ser paciente y esperar a que las cosas se desarrollen de verdad. Lograr que salgan las cosas lleva mucho tiempo.

 

A través de su trabajo usted ayuda a otras personas. ¿Cuál es la mayor satisfacción que obtiene al poder dedicarse al trabajo social?

 

Ayudando a otras personas aprendo más sobre mí misma. Creo que esa es la mayor recompensa.

 

¿Qué habilidades debe tener o desarrollar una persona que quiera dedicarse al trabajo social?

 

Creo que escuchar es lo más importante que puedes hacer. Muchas veces, sea lo que sea en lo que estés incurriendo, lo más probable es que quieras tener a mano una o dos habilidades. Lo primero que tienes que hacer es escuchar, para poder identificar lo que está pasando. Y lo siguiente es la comunicación, porque tienes que ser capaz de verbalizar lo que está pasando y asegurarte de que estableces una conexión, para que podamos recorrer juntos ese camino, porque eso es el trabajo social: alguien que te lleva de la mano para ayudarte a recorrer el camino.

 

Actualmente está cursando un máster en Trabajo Social. ¿Por qué cree que es importante seguir aprendiendo y ampliando sus conocimientos?

 

Siempre es importante ampliar los conocimientos. Nunca se aprende demasiado. Todo es una lección. Y lo que tienes que hacer es aprender a llevar ese aprendizaje contigo. Incluso si fracasas en lo que intentabas hacer, sigues aprendiendo. Justo hablaba por teléfono con una amiga, que tiene hijos adolescentes. Su hija acaba de terminar el primer ciclo de secundaria y está entusiasmada con la idea de ir a la preparatoria, pero esta sociedad es diferente. Muchas de sus amistades se forman a través de las redes sociales. Así que le dije a mi amiga: “Esto es algo nuevo para ti y para ella, y puede que tengan que gestionarlo juntas, porque no solo quieres sentirte segura, sino que quieres asegurarte de que ella está segura. Y ella quiere sentirse segura”. Se trata de intentar ayudar a tu hija a ser sociable. La vida cambia todo el tiempo y surgen cosas nuevas, como la Inteligencia Artificial, no sé lo que significa, pero será mejor que lo averigüe.

 

Si pudiera cambiar una sola cosa de la sociedad para que tuviéramos un mundo mejor, ¿qué sería?

 

Soy soldado, soy una veterana de guerra, pero me replantearía lo de las armas. No sé si replantearía su fabricación o su venta, pero sí me replantearía lo de las armas.

 

Por: Juan Carlos Ugarelli

Share the Post:

Related Posts