Las mamás más ejemplares del reino animal

Con ocasión del Día de la Madre, en 3Love Inc. queremos rendir homenaje a algunas de las mamás más extraordinarias del reino animal, que son ejemplo de dedicación, cariño y protección hacia sus crías.

 

  • Orangután

 

Según la organización World Wildlife Fund, el vínculo entre una madre orangután y su cría es uno de los más fuertes en la naturaleza. Durante los primeros dos años de vida, los jóvenes orangutanes dependen completamente de sus madres para alimentarse y transportarse. Las mamás permanecen con sus crías durante seis a siete años, enseñándoles dónde encontrar alimento, qué y cómo comer, y también cómo construir un refugio para dormir. Se sabe que las hembras visitan a sus madres hasta cumplir 15 o 16 años de edad.

 

  • Leona

 

Todas las madres protegen a sus hijos, pero ninguna lo hace tanto como la leona. Las madres y sus cachorros pasan la mayor parte del tiempo lejos de la manada, y el cachorro depende totalmente de su madre durante ese período. Son dependientes de su madre hasta los dos años, o hasta que son capaces de valerse por sí mismos. Durante ese tiempo, no hay nada que la leona no haga para protegerlos.

 

  • Osa Polar

 

Las osas polares mamás siempre están pendientes de sus crías. Por lo general dan a luz a dos cachorros gemelos que permanecen con ella durante dos años, mientras aprenden cómo sobrevivir en el clima frío. Para protegerlos, la madre cava profundamente en la nieve creando un refugio. Normalmente, las mamás dan a luz entre noviembre y enero y mantienen a los cachorros calientes y sanos brindándoles leche y calor corporal. Después, los cachorros salen de la guarida entre marzo y abril para acostumbrarse a las temperaturas exteriores antes de aprender a cazar.

 

  • Elefante africano

 

Una nueva madre elefante nunca está sola al momento de la crianza. Los elefantes viven en una sociedad matriarcal, por lo que otras hembras del grupo social ayudan a una cría a ponerse de pie después de nacer y le enseñan a la madre primeriza cómo amamantar. Por otro lado, los elefantes de mayor edad ajustan el paso de la manada para que la cría pueda mantener el ritmo. Al observar a los adultos, la cría aprende qué plantas comer y cómo acceder a ellas. Las hembras regularmente mantienen un contacto afectuoso con su cría.

 

  • Guepardo

 

Las madres guepardo generalmente dan a luz entre dos y seis cachorros, los cuales cría en aislamiento. La mamá mueve de lugar sus desechos cada cuatro días para evitar que se acumulen olores que puedan ser rastreados por los depredadores. Después de haberlos entrenado durante 18 meses para cazar, los cachorros guepardo finalmente dejan a sus madres. Luego de ese período, los cachorros forman un grupo de hermanos que permanecerán juntos durante otros seis meses.

 

  • Pingüino emperador

 

Después de poner un huevo, la madre pingüino emperador lo deja con un macho quien protege la frágil cáscara ante los elementos de la naturaleza. Posteriormente, la madre viaja hasta 80 kilómetros para llegar al océano y pescar. Más tarde regresa al sitio de incubación para alimentar al polluelo recién nacido. Usando la calidez de su propia bolsa de cría, la madre mantiene al polluelo caliente y seguro.

 

  • El búho nival

 

Con una visión y un oído extraordinarios, una madre búho nival puede identificar el más mínimo movimiento en la nieve antes de lanzarse en picado a por su presa. Capaz de oír a sus polluelos antes incluso de que hayan salido del cascarón, una madre búho nival está siempre a la escucha de sus polluelos, igual que nuestras queridas mamás.

Share the Post:

Related Posts