Día Internacional del Gato: 8 beneficios para la salud

El 20 de febrero se celebra el Día Internacional del Gato, con el objetivo de rendir homenaje a estas mascotas y promover una campaña de adopción para proporcionar un hogar a los animales callejeros.

“Los gatos tienen una honestidad emocional absoluta: los seres humanos, por algún motivo, pueden ocultar sus sentimientos, pero un gato no”. – Ernest Hemingway, escritor estadounidense.

 

El 20 de febrero se celebra el Día Internacional del Gato, con el objetivo de rendir homenaje a estas mascotas y promover una campaña de adopción para proporcionar un hogar a los animales callejeros.

 

A pesar de la fama de esquivos que se han labrado, es muy difícil resistirse al encanto natural de un gato, ya sea por su tranquilidad, por sus ganas de jugar o por su envidiable independencia.

 

Origen de esta celebración

 

El gato Socks (Calcetines) perteneció al ex presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. Desde 1993 este felino vivió en la Casa Blanca y solía aparecer en los actos públicos del presidente, alcanzando en aquella época gran popularidad en todo el mundo.

 

Desafortunadamente a Socks le diagnosticaron cáncer y sus dueños decidieron darle la eutanasia el 20 de febrero de 2009. Al morir Socks, en su honor se conmemora cada año el Día Internacional del Gato.

 

8 beneficios de tener un gato para la salud

 

Existen diversos estudios que demuestran que tener mascota y, concretamente, un gato, es beneficioso para nuestra salud.

 

1. Reducción del estrés

Acariciar gatos reduce los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés). El contacto físico con gatos también incrementa en humanos la producción de ciertas ondas cerebrales, que habitualmente se producen en estados de relajación y calma profunda.

 

2. Inspiran emociones positivas

Una encuesta realizada a 7 mil personas en 2015 indicó que ver videos o fotografías de gatos suponía un incremento en las emociones positivas (felicidad, esperanza, etc.) de la persona que los visualizaba, así como un aumento de sus niveles de energía.

 

3. Ronroneo sanador

Los estudios señalan que el ronroneo de los gatos ayuda a reducir el estrés del dueño, así como su tensión arterial. Además, los gatos pueden producir vibraciones de entre 20 y 140 hercios al ronronear, una frecuencia considerada beneficiosa para una gran variedad de enfermedades, según la revista Scientific American.

 

4. Protegen el corazón

Según un estudio realizado en 2008 por investigadores del Instituto Stroke de la Universidad de Minnesota, los dueños de gatos tienen menos probabilidades de morir de un ataque al corazón. Tras monitorear a casi 4500 personas (tres de cada cinco participantes tenían gato) durante un período de 10 años, los investigadores pudieron determinar que los dueños de gatos experimentaban una reducción del riesgo de muerte por ataque al corazón del 30% en comparación con los participantes que no tenían gatos.

 

5. Mejoran la salud mental

Una encuesta realizada en 2011 a 600 personas, de las cuales la mitad padecían en ese momento un problema de salud mental, reveló que el 87% sentía que tener gato tenía un impacto positivo en su vida y el 75% sobrellevaba mejor el día a día gracias a la compañía de su gato.

 

6. Efecto terapéutico en personas con autismo

A los niños y adultos con autismo a veces les cuesta comunicarse con los demás. No obstante, se ha demostrado que la terapia con animales es una herramienta muy útil de aprendizaje, ya que muchas personas autistas sienten una conexión muy fuerte con los animales. Un estudio realizado en Francia en 2012 analizó a 40 niños autistas y a sus mascotas y descubrió que los niños se sentían más tranquilos y podían socializar con más facilidad que los que no tenían mascota. Relacionaron este cambio con un incremento de producción de la oxitocina, una hormona que se genera al acariciar a los gatos y que aumenta los sentimientos de confianza y amor.

 

7. Nos enseñan la importancia de una toma de decisiones estratégica

Los gatos se toman su tiempo para observar, pensar y ponderar antes de decidir si la atracción de ese momento realmente merece su atención. También se mueven con más cuidado cuando escalan alturas aparentemente imposibles y encuentran la forma segura para bajarse de ahí después. Son reflexivos y estrategas.

 

8. Ayudan a luchar contra la depresión

Se ha demostrado que la compañía de los gatos mejora el estado de ánimo y sirve como distracción positiva para los que luchan contra la depresión. Más allá de su compañía, las mascotas contribuyen a seguir una rutina, mantener la responsabilidad y la actividad social en días que nos costaría más hacerlo. Aunque todas las mascotas nos pueden ayudar a superar una depresión, los gatos son especialmente tranquilos y pacíficos, y estas características pueden ser motores inspiradores para sus dueños.

 

Por: Juan Carlos Ugarelli

Share the Post:

Related Posts