Día Internacional contra el Bullying: Cuidemos la salud mental de los estudiantes

El Día Internacional contra el bullying o acoso escolar se conmemora el 2 de mayo. El objetivo es animar a estudiantes, padres, miembros y autoridades de las comunidades educativas, y diversos sectores de la sociedad, incluyendo la industria tecnológica, a participar en la prevención de todo tipo de violencia. También se busca fomentar entornos de aprendizaje seguros, los cuales resultan de gran importancia para la salud, el bienestar y el desarrollo de los niños, niñas y jóvenes.

El acoso, el ciberacoso y la violencia escolar en todas sus formas constituye una violación de los derechos a la educación, salud y bienestar de los niños, niñas y adolescentes.

 

Acabar con la violencia escolar para mejorar la salud mental y el aprendizaje

A nivel mundial hay una mayor preocupación acerca de la salud mental y el bienestar de los estudiantes, especialmente después de la pandemia de COVID-19, que tuvo efectos devastadores para los niños y adolescentes. Se espera que las escuelas proporcionen un entorno seguro y propicio para el desarrollo, tanto para los estudiantes como para los docentes. Sin embargo, los hechos demuestran que esto no siempre es así. Para muchas personas, la escuela se convierte en un lugar donde la comunidad escolar se encuentra a merced de la violencia y el acoso. 

Es innegable el profundo vínculo que se crea entre la salud mental y los actos violentos perpetrados en las escuelas. Ciertas experiencias como la violencia, el acoso y la discriminación en el entorno escolar pueden provocar trastornos mentales y afectar al aprendizaje, mientras que el sentimiento de seguridad en la escuela está estrechamente relacionado con una mayor salud mental y un mejor rendimiento educativo.

 

¿En qué contexto ocurre la violencia escolar?

Lamentablemente, la violencia escolar es un fenómeno muy extendido, que se manifiesta a través de la violencia física, psicológica o sexual e incluye la violencia de género, el acoso escolar y el ciberacoso.

Cada año, mil millones de niños deben hacer frente a la violencia en las escuelas y en sus alrededores a nivel mundial.

Según la UNESCO, uno de cada tres alumnos entre los 11 y 15 años sufre acoso al menos una vez al mes. Más del 36% de los estudiantes se ve afectado por una pelea física con algún compañero y casi uno de cada tres ha sido agredido físicamente al menos una vez al año. Uno de cada diez niños sufre ciberacoso. Aunque los datos recopilados sobre la violencia sexual en las escuelas y sus alrededores son limitados, hay pruebas de que afecta significativamente a alumnos de todos los sexos.

 

¿Cómo puede afectar la violencia escolar a la salud mental y al aprendizaje?

La violencia escolar tiene consecuencias graves y duraderas para la salud mental, el bienestar y la educación de niños y adolescentes.

Las experiencias en la escuela, como la violencia entre compañeros y el acoso, se asocian con la ansiedad, la depresión, los pensamientos y acciones suicidas y autolesiones. Perpetrar actos violentos también se asocia a una mala salud mental, y existen pruebas de que los niños con trastornos emocionales y de conducta pueden adoptar comportamientos agresivos.

La violencia afecta a la capacidad de aprendizaje de los niños. Los alumnos que sufren o son testigos de violencia escolar tienen más probabilidades de faltar a clase, de obtener peores resultados e incluso de abandonar sus estudios. Los niños que son objeto de acoso tienen el doble de probabilidades de sentirse solos, de no poder dormir y de tener ideas suicidas.

Prevenir y responder a la violencia escolar tiene una repercusión directa en la protección de los estudiantes, en su salud mental y en el aprendizaje. Los docentes también pueden sufrir o presenciar la violencia, y muchos afirman sentir estrés y miedo cuando trabajan en un entorno violento.

Por lo tanto, es una tarea imperativa poner fin a la violencia y preservar la salud mental en la escuela para asegurar que los estudiantes aprendan y se desarrollen en espacios seguros y propicios.

Share the Post:

Related Posts